Cerrar buscador
  1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Sexualidad

Sexualidad

Según la OMS, “la sexualidad humana abarca tanto las relaciones sexuales (el coito) como el erotismo, la intimidad y el placer. La sexualidad es experimentada y expresada a través de pensamientos, acciones, deseos y fantasías.

¿Qué es la sexualidad?

Denominamos sexualidad a la manera en que cada persona vivencia el hecho sexual humano, esto es, el hecho de tener un cuerpo sexuado, tener sexo. Se trata de cómo vivimos al ser mujeres, hombres o pertenecer a cualquiera de los sexos posibles. Aunque tradicionalmente se ha asimilado sexualidad a relaciones sexuales, estas son sólo una parte de todas las posibilidades de la sexualidad.

símbolos de Sexualidad


Un factor importante de la sexualidad es la identidad sexual, es decir, el sexo al que una persona siente que pertenece. Otra dimensión que influye en nuestra salud sexual es como vivimos la orientación del deseo, hacia qué sexo sentimos atracción afectivo-sexual, si lo aceptamos con naturalidad y no sufrimos discriminación por ello.

La erótica la constituiría el conjunto de las fantasías, deseos, gustos y, normalmente,  prácticas sexuales.

Para garantizar que la sexualidad se vive con satisfacción, de una forma libre, responsable y saludable (desde el marco de la salud sexual), existen los derechos sexuales y reproductivos, recogidos en diversas normativas internacionales.

En todo este marco del hecho sexual humano confluyen e interactúan complejos factores orgánicos, emocionales, psicológicos, culturales, sociales y valores propios de cada persona, que habrá ido adquiriendo durante su socialización.

Vivir la sexualidad desde un enfoque positivo implica aceptarse, conocerse y vivir la erótica con satisfacción y para ello es imprescindible acceder a una buena educación sexual. Esta no sólo debe ocuparse de unos contenidos mínimos sobre métodos anticonceptivos (contracepción) e infecciones / enfermedades de transmisión sexual. También debe proporcionar información laica y científica, abordar la afectividad y las emociones, el conocimiento del cuerpo, el placer, la comunicación, los buenos tratos, los límites del consentimiento en las relaciones sexuales, etc. Por supuesto, dicha educación sexual debe incorporar la equidad de género y la diversidad sexual.

Preguntas frecuentes sobre sexualidad

¿Cómo puedo mejorar mi sexualidad?

Entiendo que te refieres a la frecuencia de las relaciones sexuales, que no obtienes satisfacción con ellas o que quieres aumentar ese placer. Hay muchos trucos sencillos para salir de la rutina, como innovar con artículos o relatos eróticos, mejorar la comunicación de las fantasías sexuales con tu pareja (en caso de haberla), aumentar el tiempo de masajes, etc. En cualquier caso, tanto si existe algún problema o disfunción sexual como si, simplemente, quieres mejorar en otro nivel, lo mejor es acudir a profesionales de la terapia sexológica (o de pareja, si la hubiera).

¿Es importante tener mucha sexualidad para una buena salud?

Con sexualidad no nos referimos a la frecuencia de la práctica del sexo sino a sentirse a gusto con nuestro cuerpo, la autoestima, aceptarnos, conocernos, etc. La frecuencia de las relaciones sexuales es algo muy personal. Es cierto que se segregan ciertas sustancias químicas que pueden dar algo de “subidón” y que cualquier actividad física es buena, pero también existen prácticas como la masturbación y no hay que obsesionarse con llegar al orgasmo. Actualmente los medios transmiten muchos mensajes que parecen destinados a hacernos creer que debe haber una frecuencia determinada de prácticas sexuales y esto es algo que cada cual debe decidir libremente. No se trata de rendir sino de disfrutar. Cada cual debe decidir sobre la calidad más que la cantidad con la que se encuentra satisfecho.

¿Por qué no me apetece tener sexo?

La falta de  deseo es una situación que suele ocurrir en momentos puntuales de nuestra vida. En terapia se suele hablar de personas pre-orgásmicas. Te recomiendo que leas nuestra sección sobre el tema y acudas a algún profesional para realizar terapia sexual. Lo más habitual es que se deba a causas psico-sociales y, como tal, tenga tratamiento. Si se detectara algún problema de carácter orgánico, también te sabrán derivar al especialista que corresponda.

¿Qué beneficios tiene el sexo para mi salud?

Según diversos estudios científicos, practicar sexo ya sea de forma individual o en pareja mejora el sistema inmune así como el estado de ánimo, reduce el estrés, aumenta la autoestima e incluso ayuda a dormir mejor, entre otras ventajas.

Mi pareja me dice que nunca tomo la iniciativa para que tengamos relaciones sexuales, Me gustaría hacerlo pero no me animo. ¿Alguna recomendación?

Debes tener más confianza en tí misma para ser más apasionada y fogosa en la cama, la confianza con tu pareja es muy importante para poder sentirte cómoda.

Tienes que dejar a un lado la vergüenza, los complejos y prejuicios para dejarte llevar a la búsqueda del placer.

El sexo sin complejos es mucho más divertido, los juegos preliminares son muy importantes para calentar el ambiente.

Hay que buscar la manera de tomar la iniciativa, debes tener más confianza en tí misma, para ello debes ser más abierta y mejorar tus habilidades en la cama.

Busca la provocación, se coqueta y llévale al límite de su control, de esta forma se volverá loco por ti.

Contenido relacionado

 
 
Haz tu pregunta a un experto
 
 

Tags

Sexo Erotismo Gay Educación sexual Clínicas para abortar Pene Eyaculación Sexualidad en la adolescencia Vagina Lesbiana Clínicas de aborto Clínicas de aborto Homosexualidad Aborto Legal Próstata Aborto legal Clítoris Clínicas para abortar
Subir arriba
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información | Aceptar