Cerrar buscador
  1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Salud sexual y salud reproductiva
  4. Salud sexual

Salud sexual

Es difícil definir en que consiste la salud sexual, pero la OMS dice: “ La salud sexual es un estado de bienestar físico, mental y social en relación con la sexualidad. Requiere un enfoque positivo y respetuoso de la sexualidad y de las relaciones sexuales, así como la posibilidad de tener experiencias sexuales placenteras y seguras, libres de toda coacción, discriminación y violencia.”

¿Qué es la salud sexual?

Existen varias definiciones oficiales de salud sexual. La Organización Mundial de la Salud (OMS) engloba bajo esta expresión  “un estado complejo de bienestar físico, emocional, mental y social en relación con la sexualidad”.

La Organización Panamericana de Salud (OPS) establece que  salud sexual es “la experiencia del proceso permanente de consecución de bienestar físico, psicológico y sociocultural relacionado con la sexualidad”. 

Salud sexual


Según el Fondo de Población de Naciones Unidas (UNFPA) es un marco “integral para analizar y responder a las necesidades de hombres y mujeres respecto a la sexualidad y la reproducción humana”. Por su parte, la Asociación Mundial para la Salud Sexual (WAS), la define como un “enfoque respetuoso y positivo de la sexualidad y la posibilidad de tener  relaciones placenteras y seguras, libres de coerción, discriminación y violencia.

Resulta imprescindible tener en cuenta que la sexualidad engloba, además de las prácticas sexuales, la forma en la que nos relacionamos como seres sexuados, así como el respeto de nuestros derechos sexuales y reproductivos.

La última Declaración de los derechos sexuales y reproductivos de la WAS de 2015 recoge los siguientes derechos:

1. El derecho a la igualdad y a la no-discriminación.
2. El derecho a la vida, libertad y seguridad de la persona.
3. El derecho a la autonomía e integridad del cuerpo.
4. El derecho a una vida libre de tortura, trato o pena crueles, inhumanos o degradantes.
5. El derecho a una vida libre de todas las formas de violencia y de coerción.
6. El derecho a la privacidad.
7. El derecho al grado máximo alcanzable de salud, incluyendo salud sexual, comprende experiencias sexuales placenteras, satisfactorias y seguras.
8. El derecho a gozar de los adelantos científicos y de los beneficios que de ellos resulten.
9. El derecho a la información.
10. El derecho a la educación y el derecho a la educación Integral de la sexualidad.
11. El derecho a contraer, formar o disolver el matrimonio y otras formas similares de relaciones basadas en la equidad y el pleno y libre consentimiento.
12. El derecho a decidir tener hijos/as, el número y espaciamiento de los mismos, y a tener acceso a la información y los medios para lograrlos.
13. El derecho a la libertad de pensamiento, opinión y expresión.
14. El derecho a la libre asociación y reunión pacíficas.
15. El derecho a participar en la vida pública y política.
16. El derecho al acceso a la justicia y a la retribución y la indemnización.

Preguntas frecuentes sobre la salud sexual

¿Por qué es importante la salud sexual?

La sexualidad forma parte de cada ser humano desde que nacemos, puesto que al nacer ya tenemos (o se nos asigna) un sexo. La salud sexual es el bienestar que alcanzamos con respecto a ese sexo y nuestra forma de vivirlo. Sin salud sexual no podemos llegar a una satisfacción plena. No se refiere sólo a los genitales o a las prácticas sexuales, sino a conocerse, aceptarse y vivir la erótica con satisfacción. Tiene que ver con el cuerpo, la autoestima, las relaciones afectivo-sexuales, vivir una vida con buenos tratos, etc.

¿Una buena salud sexual depende del número de veces que practiquemos sexo?

La sexualidad es muy variada, no se basa sólo en las relaciones sexuales, sino que también contempla la relación con nuestro cuerpo y nuestra salud, que puede mejorar si tenemos una sexualidad de calidad. Esto no depende de la cantidad sino de la satisfacción con la que disfrutemos. Hay personas que practican muchas veces sexo y no obtienen placer y otras que están satisfechas masturbándose o simplemente no lo viven como una necesidad. Es cierto que en el ciclo de respuesta sexual se segregan ciertas hormonas y sustancias químicas que proporcionan placer a nuestro cerebro y que cualquier actividad física es saludable. No obstante, estas prácticas deben ser elegidas libremente y su ausencia en ningún caso supone una disfunción.

¿Para tener buena salud sexual necesitamos tener pareja e hijos?

No necesariamente. La salud sexual se refiere a nuestro bienestar como personas sexuadas (es decir, nuestro sexo es ser hombre, mujer, etc.). Hay personas felices sin pareja ni hijos. También se puede alcanzar satisfacción sexual y vital con proyectos de vida muy diversos, lo importante es la libertad de elección.

 
Haz tu pregunta a un experto
 
 
Subir arriba