Cerrar buscador
  1. Inicio
  2. Educación sexual
  3. Sexualidad
  4. Relaciones amorosas
  5. Autoestima

Autoestima

La educación sexual no solo se refiere a las prácticas sexuales también a las emociones y a la afectividad.En cuanto a las relaciones amorosas y de afectividad, es bueno que sepamos que la primera relación de amor, positiva, ha de ser con nosotros mismos.

¿Qué es autoestima?

Cuidar nuestro cuerpo influirá definitivamente para que tengamos una sexualidad sana, tanto a solas como en compañía. La autoestima, el autoconcepto, es quererse y aceptarse, conocer nuestras virtudes y defectos (no pensar que somos perfectos).

En este aspecto, la educación sexual puede realizarse desde muy temprana edad, ya que tanto en el concepto como en la estima (querencia) que interiorizamos hacia nuestra persona influyen las personas de nuestro alrededor. Así, la socialización primaria se efectúa en la familia.

Autoestima


Recibimos mensajes sobre nuestra valía, nuestros puntos fuertes, aquellos que podemos mejorar, pero siempre es importante que tengamos la sensación de cariño y protección, lo que se llama un apego seguro (en contraste con un apego ansioso o evitativo).

Más adelante, el grupo de iguales (amistades), la escuela, la cultura, los medios de comunicación y otros agentes de socialización reforzarán más o menos esa autoestima. Si recibimos mensajes negativos sobre nuestro cuerpo, tendremos miedo de enfrentarnos a la sexualidad de forma sana y placentera.

Los “debo ser mejor” o “no doy la talla” mermarán nuestra autoestima e impedirán que disfrutemos de las relaciones afectivo-sexuales. Es imposible tener un cuerpo perfecto o no cometer errores en las relaciones afectivas. El modelo de belleza no es objetivo, varía según la época de la historia y la cultura. Además, tanto no preocuparnos por la perfección, como valorar nuestra imagen corporal y tener relaciones sexuales de forma regular tienen efectos positivos en nuestra autoestima.

Por otro lado, es necesario usar métodos anticonceptivos y prevenir los embarazos no deseados y las enfermedades de transmisión sexual. Además debemos tener en cuenta que existe violencia sexual y que siempre debe haber consentimiento. No obstante, también hay mucha diversión y deseo en la sexualidad. Con tantos miedos y tabúes a veces se nos olvida que las relaciones sexuales suelen ir ligadas de placer, comunicación y, en ocasiones, afectividad. Tener una autoestima alta favorece pedir lo que queremos, con asertividad (defendiendo nuestros derechos sin vulnerar los del resto y sabiendo decir que no), informarnos sin vergüenza, ser más conscientes de nuestras emociones y de nuestro cuerpo y no aceptar prácticas no consensuadas.

Muchos de los embarazos en la adolescencia no son solo consecuencia de falta de educación sexual sino de una autoestima baja, lo que conduce a conductas de riesgo por un pobre manejo de las emociones y de la comunicación (un ejemplo es el miedo a decir que no cuando la otra persona no quiere usar el preservativo). En el caso de las jóvenes, su empoderamiento es imprescindible para poder enfrentarse a ciertas situaciones de desigualdad.

En conclusión, una buena autoestima fomenta relaciones afectivo-sexuales asertivas, más libres, responsables y saludables.

Preguntas frecuentes sobre la autoestima

¿Tener más sexo sube la autoestima?

Depende del tipo de sexo. Si las relaciones sexuales son las deseadas y con las personas deseadas, sí, naturalmente, nos hacen sentir mejor.

¿Las personas con mejor físico tienen mejores relaciones sexuales?

No necesariamente. Los últimos estudios apuntan a que las personas con una buena auto-imagen, es decir, un buen concepto de su imagen, sí que disfrutan más de sus prácticas sexuales. Pero no hay una relación directa entre tener un físico más acorde con la pauta social y estar más conforme con él.

¿Por qué es necesario incluir la autoestima en la educación sexual?

Una buena autoestima hace que las relaciones sexuales sean más placenteras, la comunicación de lo que se quiere es mejor y la persona, al quererse más, acepta mejor su cuerpo y todas las dimensiones de su sexualidad. Además, una persona con una buena autoestima tiene menos prácticas de riesgo, es decir, es más difícil que no use métodos de protección, por ejemplo, y que se exponga a embarazos no deseados e infecciones de transmisión sexual.

Contenido relacionado

 
 
Haz tu pregunta a un experto
 
 

Tags

Clítoris Eyaculación Clínicas para abortar Sexualidad Educación sexual Aborto Legal Pene Lesbiana Clínicas de aborto Aborto legal Gay Clínicas para abortar Homosexualidad Sexo Clínicas de aborto Vagina Sexualidad en la adolescencia Erotísmo Próstata
Subir arriba