Cerrar buscador
  1. Inicio
  2. Blog
  3. Embarazo no deseado
  4. Situación del embarazo no deseado y el aborto en México

Situación del embarazo no deseado y el aborto en México

Estudio realizado por el Colegio de México y el Instituto Guttmacher que confirma el lamentable panorama de la salud reproductiva existente y el pernicioso estigma del aborto en el país.

aborto mexicoAborto México


En México, el aborto inducido está regulado a nivel de las 32 entidades federativas (los 31 estados y el Distrito Federal [DF]). En abril de 2007, el DF permitió la interrupción legal del embarazo (ILE) sin restricción durante las primeras 12 semanas de gestación.

En los 31 estados se permite el aborto solamente bajo estrictas causas. En todos los estados, el aborto es permitido si el embarazo resulta de una violación; en 25, para salvar la vida de la embarazada; en 12, si el embarazo pone en riesgo su salud; y en 13, en casos de anomalías fetales. Sin embargo, las mujeres que cumplen con alguna de estas causas permitidas, con frecuencia se enfrentan a dificultades o incluso la imposibilidad de conseguir un procedimiento legal, debido al estigma y a la carencia de procesos efectivos.

En 2009, la tasa de aborto en México se estimó en 38 abortos por 1.000 mujeres de 15–44 años. Las tasas de aborto tienden a ser más altas en las regiones más desarrolladas del país, variando de 54 por 1.000 mujeres en la región más desarrollada, a 26–27 por 1.000 mujeres en las dos regiones menos desarrolladas.

Por grupos de edad, las tasas de aborto más altas se observan en mujeres jóvenes de 20–24 años (55 por 1.000); y también son muy altas en adolescentes de 15–19 (44 por 1.000). Datos que confirman que casi un millón de mujeres jóvenes entre 15 y 24 años no practican la anticoncepción y se encuentran en alto riesgo de un embarazo no deseado y, por lo tanto, de un aborto que puede tener complicaciones sin atención

El número estimado de abortos inducidos es de 1.025. 669, lo que representa una tasa de 38 abortos por cada mil mujeres en edad reproductiva. Al desglosar la tasa por grupo de edad, las adolescentes y mujeres jóvenes superan el promedio, la tasa para el grupo de edad de 15 a 19 años es de 44.1 aborto por cada mil mujeres

El embarazo no planeado sigue siendo un problema generalizado en México. Se estima que un 54% del total de embarazos no planificados terminan en abortos inducidos, un 34% en nacimientos no planeados y un 12% en abortos espontáneos.

En México en 2009 se estima que fueron realizados más de un millón de abortos. Esta realidad, así como numerosos informes de organismos internacionales como la OMS, confirman que restringir el aborto no hace disminuir su práctica sino que lo que provoca es un aumento de los abortos inseguros que ponen en peligro la vida de las mujeres.

En relación a los abortos inseguros se estima que más de un tercio de las mujeres que se someten a un aborto clandestino (36%) acaban con complicaciones médicas que requieren de tratamiento. De estas mujeres un 25% no recibieron esa atención médica que necesitaban.

Además existe una gran desigualdad en el acceso de las mujeres a recibir una debida atención tras complicaciones en el posaborto. Así, casi la mitad (45%) de las mujeres pobres no reciben adecuada atención frente al 10% de las mujeres urbanas no pobres.

Uno de los graves problemas que originan esta situación son las inadecuadas políticas sobre planificación familiar y anticoncepción. En México aproximadamente, cuatro millones de mujeres están en riesgo de tener embarazos no planeados, son sexualmente activas, no desean tener hijos pronto y sin embargo no están usando métodos anticonceptivos moderno.

Ante esta realidad, en el estudio se proponen toda una batería de recomendaciones encaminadas a revertir esta situación y avanzar en un mayor acceso a los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres en México: 

·       Mejorar el acceso a los servicios de planificación familiar y su calidad es esencial

·       Las mujeres que desean retrasar sus embarazos necesitan acceso a una gama completa de métodos anticonceptivos.

·       Debe asignarse prioridad a satisfacer las necesidades de salud reproductiva de las mujeres jóvenes y adolescentes.

·       La participación del sistema educativo es también esencial para proveer información integral sobre salud reproductiva, incluida la información sobre anticoncepción.

·       Aumentar la calidad y disponibilidad de los servicios postaborto

·       Fuera del DF, es necesario hacer que los servicios de aborto seguro sean fácilmente accesibles para las causales de aborto legal previstas, como es el caso de violación, que existe en todos los estados

 
Subir arriba