Cerrar buscador
  1. Inicio
  2. Blog
  3. Educación sexual
  4. La educación sexual es importante en todas las etapas de la vida

La educación sexual es importante en todas las etapas de la vida

El hecho sexual humano comprende la sexuación, la sexualidad y la erótica y no está ligado únicamente a la reproducción

derecho a la educacion sexualDerecho a la educación sexual


Cuando hablamos de educación sexual y sexualidad a menudo pensamos sólo en prácticas sexuales, por eso creemos que tratar de ello con personas jóvenes es sinónimo de fomentar las relaciones. La sexualidad desde el Hecho Sexual Humano comprende una dimensión más amplia. En este post queremos aclarar algunos conceptos para dejar claro que la Educación Sexual debe abordarse en todas las etapas de la vida, incluso en la infancia:


¿Qué es el Hecho Sexual Humano?

El Hecho Sexual Humano es un marco para definir científicamente la condición humana como seres sexuados. Comprende la sexuación, la sexualidad y la erótica.  No es lo mismo el sexo que somos, que el que sentimos que el que practicamos.

Sexo y sexuación

El sexo son las características físicas, genéticas, biológicas, fisiológicas, neuronales y químicas que nos diferencian como hombre, mujer o las múltiples posibilidades que existen. Es importante saber que incluye los caracteres sexuales pero no viene definido sólo por los genitales. Hay que diferenciarlo de la identidad sexual (el sexo con el que nos identificamos, nuestra auto-percepción) y de la orientación sexual (hacia quien nos sentimos atraíd@s, más correctamente denominado orientación del deseo). Aunque en principio pudiera parecer una característica meramente biológica, hay teorías como la Queer que establecen que puede ser social, como en los casos de transexualidad en los que profesionales médicos, ante la duda,  decidieron asignar un sexo determinado (hombre o mujer)  e incluso realizar intervenciones quirúrgicas, manifestándose otra identidad sexual más adelante.

La sexuación es el proceso por el cual los sujetos adquieren un sexo u otro. No hay seres humanos puramente “hombres” o puramente “mujeres”. Se trata de una línea, un continuo en el cual los factores sexuantes construyen seres humanos diversos con una mezcla de ambos.

Sexualidad:

Cómo se sienten, se perciben y se viven los sujetos como sujetos sexuados. Cómo se relacionan según su sexo. Sexo es a sexualidad lo que persona a personalidad. De nuevo no sólo se trata de las relaciones o prácticas sexuales y está influida por ser hombre, mujer o…

Erótica

Es el conjunto amplio de deseos, fantasías, prácticas, gestos, atracciones y sexualidades con las que cada persona se maneja, en la que comprendemos que puede sentirse a gusto dentro de su mundo de valores, vivencias y claves personales. Incluye la atracción por otras personas y  la relación con su sexualidad.
 

Educación sexual… ¿Cuándo y quién debe impartirla? ¿Qué aspectos deben preocuparnos en cada etapa?

La educación sexual trata de hacer pedagogía sobre la sexualidad humana en todas las etapas del desarrollo con el objetivo de fomentar la salud sexual y reproductiva. La Asociación Mundial de Sexología la incluyó como uno de sus Derechos sexuales y Reproductivos. Y es muy importante destacar que no se centra sólo en el ámbito reproductivo. Desde el prisma del Hecho Sexual Humano entendemos que la sexualidad es conocerse, aceptarse y quererse. Es decir, no tenemos que esperar, como hacen muchas familias, a la llegada de la menstruación o al inicio de las prácticas sexuales. Tampoco debemos delegar en las escuelas toda la responsabilidad. Obviamente, la educación sexual debe contemplarse en el currículo educativo. Pero madres y padres pueden hablar de sexualidad sin ser expertas/os, con naturalidad y respondiendo con generosidad todas las preguntas que hijas/os formulen. Desde la infancia, el ser humano va descubriendo su propio cuerpo sexuado.  Es habitual que niños/as se acaricien. No debemos verlo con ojos adultos, es natural. Prohibirlo podría generar traumas. Basta con relegarlo al espacio íntimo. A esa edad, se interiorizan las primeras normas sobre el trato al cuerpo y la higiene. También debemos fomentar una autoestima positiva, sin complejos y una manera sana e igualitaria de relacionarse. La afectividad y la educación emocional es la otra rama de la educación afectivo-sexual. Los abrazos, la comunicación, hablar abiertamente de emociones para que sepan interpretarlas y expresarlas. En la adolescencia, habrá un periodo de mayor bloqueo frente a los padres, es normal. Hagámosles saber que les entendemos y les respetamos, pero que estamos ahí siempre que nos necesiten. Y sobre todo, que la sexualidad no es sólo coito. Es bueno desterrar algunos mitos como que la menstruación es algo negativo (en mujeres), el complejo con los tamaños del pene (en hombres), etc, Trabajar la información sobre métodos anticonceptivos y enfermedades de transmisión sexual es necesario, sí, pero no nos centremos sólo en  eso. Seguramente ya lo hacen en su centro educativo y necesiten un enfoque más centrado en valores y actitudes. No resulta conveniente hablar sólo desde el miedo (puede generar tabúes y traumas de cara a enfrentarse a una sexualidad positiva) y tampoco hablar sólo de genitales y penetración. Existe placer en otras prácticas. Si es varón, expliquémosle los límites del consentimiento. Si es mujer, asegurémonos de que tiene habilidades sociales y empoderamiento suficientes para hacer sólo lo que ella quiere hacer. En ambos sexos, enfoquemos la educación sexual desde la perspectiva de la igualdad de géneros y la diversidad sexual. El hecho de saber que ese tema no es tabú, facilitará mucho las cosas si finalmente su identidad sexual u orientación del deseo no es la mayoritaria.

 
Subir arriba