Cerrar buscador
  1. Inicio
  2. Blog
  3. Salud sexual y salud reproductiva
  4. La ley de Salud Sexual y Reproductiva sigue sin aprobarse en República Dominicana

La ley de Salud Sexual y Reproductiva sigue sin aprobarse en República Dominicana

El debate del proyecto está atascado por la oposición de los sectores más conservadores

salud sexual republica dominicanaSalud Sexual República Dominicana


El proyecto de Ley de Salud Sexual y Reproductiva sigue siendo polémico en República Dominicana. El pasado 14 de julio la Cámara de Diputadas/os pospuso su debate y lo devolvió a la Comisión de Estudio. El presidente de la Cámara, Abel Martínez Durán fue acusado por organizaciones de derechos humanos de retirar el tema del orden del día.

El texto, contrariamente a lo que los sectores más conservadores han difundido, no está centrado en la promoción del aborto. Su objetivo es ser garante de los derechos sexuales y reproductivos y prevenir embarazos tempranos, de modo que ha de promover la educación sexual y el uso de métodos anticonceptivos, fomentando también la prevención de enfermedades de transmisión sexual. Por supuesto busca garantizar el respeto para la diversidad sexual, aunque no contempla ningún cambio en el Código Civil, por lo que tampoco incluye el matrimonio igualitario, entre personas del mismo sexo, como también han difamado algunos grupos de presión.

En un principio, cumplía con la obligación adquirida por el Código Penal (en diciembre de 2014) de despenalizar la interrupción del embarazo en casos de violación, riesgo para la salud/vida de la madre o malformación fetal incompatible con la vida. Así lo recogían los artículos 64, capítulo 10 (causal de violación, sólo has las 12 semanas) y 65 (aborto terapéutico con dictamen de médica/o diferente a quien practique la intervención). Pero tras la presión de algunos sectores y las últimas declaraciones del autor del proyecto, el diputado Cristian Paredes, que afirmó que la iniciativa no contempla el aborto, el texto definitivo no es seguro. Paredes aseguró que, en cualquier caso, la ley buscaba reducir el total de mortalidad materna del 42 al 10%.

En cualquier caso, desde el 20 de abril la despenalización de los tres causales del aborto  está recurrida en el Tribunal Constitucional. Si se acepta que es inconstitucional,  la mortalidad materna seguirá subiendo porque las mujeres tendrán que abortar clandestinamente.

La mortalidad materna en 2014, según datos del Ministerio de Salud Pública, fue superior a la de todas las enfermedades (salvo mortalidad infantil), produciéndose 179 fallecimientos. República Dominicana se encuentra entre los tres países con mayor tasa de fertilidad entre adolescentes (entre los que también está México). Según la Encuesta de Salud de 2013, más del 20% de las menores de 20 años son madres o están embarazadas. El 27% no conoce los métodos anticonceptivos. De cada 1000 mujeres de 15 a 19 años, 98 ha dado a luz. Duplica la tasa promedio mundial.

En este contexto, decenas de religiosos ultra-conservadores se manifiestan frente a la Cámara con pancartas anti-elección cuyos lemas rezan: “República Dominicana respeta la ley de Dios”, “Varón y hembra los creó Dios”.  El Consejo Dominicano de Unidad Evangélica (Codue) y el Grupo Acción Cristiana enviaron su postura  a Martínez Durán en la que expresaban total oposición al proyecto. Alegaban que incitaba las relaciones sexuales tempranas en la niñez  e imponía la enseñanza del erotismo. Paredes ha afirmado justo lo contrario.

Sin embargo, ambos van en la línea opuesta del resto del mundo, que demuestra que a mayor educación sexual, menor número de embarazos y abortos, puesto que se enseña el uso de métodos anticonceptivos y un ejercicio más consciente de la sexualidad.

Así, la Oficina Regional de Educación de la UNESCO para América Latina y el Caribe tiene como objetivo el cumplimiento y seguimiento de recomendaciones internacionales en la región. Una de las prioritarias es la implementación de educación afectivo-sexual en las escuelas.

Para 2015 las metas establecidas son reducir en un 75% las que no hayan implementado programas de educación integral en sexualidad y en un 50% los/as adolescentes sin servicios de salud sexual y reproductiva.

 

Si te gustó este contenido, por favor compártelo en Facebook, Twitter, etc.

Compartir en facebook Compartir en twitter Compartir en googleplus

 
Subir arriba
Uso de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros para realizar análisis de uso y de medición de nuestra web para mejorar nuestros servicios. Si continua navegando, consideramos que acepta su uso.
Más información | Aceptar